Páginas

18 feb. 2017

Orden Hospitalaria de San Juan de Dios: una clínica diferente

El pasado martes día 14 de febrero -casualmente día de San Valentín-  conocimos a gente enamorada de su profesión y de la vida: los trabajadores de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.




Una representación de los alumnos de Formación Básica Postnicial del Centro Sede de la mañana, y del aula externa del Hospital de Los Dolores, junto con su profesor, visitó este centro hospitalario que tiene ya una antigüedad de sesenta y dos años en la isla, aunque la presencia de la Orden en Tenerife se remonte a algunos años anteriores. 



Nada más entrar pudimos observar las fotos que, orgullosamente fijadas a la pared del mostrador de entrada, nos recuerdan a todos la primera época de la clínica y sus inicios como centro en el que muchos niños afectados de la polio no solamente eran atendidos física y espiritualmente, sino que también recibían clases de diferentes materias para mejorar su alfabetización. Fruto de esta educación está el ejemplo de Enrique Ramos Calero, que de niño estuvo en la clínica, y posteriormente se convirtió en enfermero con un curriculum y una carrera profesional impresionantes, que cuenta, además, con un  aulario en la Facultad de Enfermería de la ULL que lleva actualmente su nombre. 



Con unos cuatrocientos y pico centros en todo el mundo, y presencia en los cinco continentes, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Tenerife destaca, además, por su Centro Psicopedagógico, que desde 2009 se dedica a la asistencia e intervención de adultos discapacitados intelectuales con trastornos graves de la conducta. De hecho, son un centro de referencia en Canarias, con treinta y nueve usuarios. Entre otros objetivos, se persigue el que alcancen el máximo grado de autonomía, quitando en la medida de lo posible el trastorno de conducta, y dejando sólo la discapacidad intelectual.



La orden ha estado durante casi sus cinco siglos de existencia con las personas más desfavorecidas de la sociedad, y siguen en continua búsqueda de convenios con entidades u organismos que les ayuden en su labor. Como ejemplo, uno de los convenios más recientes con  la ONG Médicos del Mundo en 2009. 



En cuanto a los usuarios de otros servicios que ofrece la Clínica, el 70% depende de la sanidad pública y el 30% de mutuas y compañías aseguradoras. Sin embargo, es compromiso de la Orden el no dejar a nadie sin asistencia médica, y buscan la manera de atender a todas las personas sin recursos que no puedan afrontar el pago de sus servicios.



El Hospital San Juan de Dios ofrece más de cuarenta especialidades, y cuentan con una área de ética y bioética  que tiene la misión de asesorar, sensibilizar, formar, difundir e investigar los asuntos relacionados con ellas y con la humanización de la asistencia.



Una de las zonas de la Clínica que más nos gustó fue justamente dentro del Centro Piscopedagógico, donde los pacientes cuentan con una amplia zona ajardinada donde tienen animales que ellos mismos cuidan y dan de comer. Al parecer, todo empezó con una cabra, y ahora tienen gallinas, conejos, conejillos de indias, ovejas y algunas especies más exóticas como las gallinas uruguayas y otras aves.



En todas partes se respira el respeto por los pacientes, el cariño y  fraternidad que intentan trasmitir los empleados desde cada puesto. Desde aquí agradecemos a Juan Manuel de León García, Director Gerente, a Candelaria González González, Directora de Enfermería y al Hermano Superior, Ángel Dolado de Miguel, el tiempo que nos dedicaron a enseñarnos "su casa".


11 feb. 2017

Visita a dos centros de investigación de la Universidad de La Laguna

Ayer nos llenamos de ciencia y de reflexión sobre el papel de la investigación en el campo de la salud pública en el CEPA de San Cristóbal. Curiosamente fue desde la materia de Desarrollo Personal desde se planificó la visita al Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias (Medalla de oro de Canarias  en  2013 por el decreto 59/2013, de 16 de mayo) y al Estabulario y animalario en un edificio anexo, perteneciente al  Servicio General de Apoyo a la Investigación (SEGAI) de la Universidad de La Laguna.



Además de tener la oportunidad de recorrer las instalaciones de ambos recintos, pudimos aprender o recordar muchas cosas básicas y esenciales sobre la prevención de enfermedades y la importancia de la vigilancia de la salud pública. El papel que realizan ambas instituciones, un poco desde la invisibilidad (como nuestros centros de adultos) trasciende más allá de nuestro archipiélago, ya que el Instituto Universitario, por ejemplo, colabora con universidades y laboratorios de Senegal, Cabo verde y otros lugares, además de ofrecer asesoramiento sobre este tipo de enfermedades, al ser pioneros en su investigación. Tienen, asimismo, una relación estable con la Red Nacional de Centros de Enfermedades Tropicales (RICET).


Entre sus líneas de acción se encuentran las del control de la salud en territorios insulares y de la Macaronesia, la investigación básica en parasitología y la investigación aplicada, dentro de los campos de biología de sistemas, tecnología farmacéutica, genética y ecología. Los cultivos celulares que se encuentra en sus laboratorios: bacterias, protozoos, levaduras, células de mamíferos, etcétera, y su estudio mediante el uso del equipamiento técnico para el análisis genómico, junto con la ilusión y el esfuerzo de sus investigadores, nos aportan a la sociedad una información valiosísima de cara a la prevención de la salud, evitar el contagio de enfermedades tropicales de quienes viajan a lugares donde éstas son endémicas y el desarrollo de la farmacogenética, mediante la detección de variantes genéticas relacionadas con ellas.



Basilio Valladares, catedrático de Parasitología de la Universidad de La Laguna, diplomado en Sanidad y Especialista en Análisis Clínicos, nos recibió a la llegada, dándonos una estupenda acogida, haciéndonos sentir en todo momento bien recibidos en un edificio en principio frío, pero subsanado convenientemente por la calidez de sus trabajadores. En este sentido, Emma Carmelo, profesora titular del área de Parasitología de la ULL,  fue la encargada de enseñarnos las instalaciones y darnos una interesantísima charla inicial sobre la labor del Instituto.


No somos realmente conscientes de la importancia que tiene el trabajo que se realiza entre estas paredes. ya que sus investigaciones van más allá del campo científico. Por citar algo, además de realizar el estudio del estado sanitario de animales silvestres y en cautividad, también llevan a cabo el análisis de muestras de aguas de regadío y evitan así el riego con agua contaminada, además del análisis microbiológico de piscinas en el sector hotelero y parques Acuáticos.



No menos importante es la labor que realizan en el Animalario-Estabulario, perteneciente al Servicio General de Apoyo a la Investigación (SEGAI) de la Universidad de La Laguna. Está destinado a dar soporte científico, instrumental y técnico a grupos de investigación de la universidad , así como a ofrecer servicios y tecnología a los organismos, públicos o privados, y empresas de nuestro entorno, en el área de la investigación animal.



La veterinaria María Rosa Arnau-Díaz fue la encargada de mostrarnos las dependencias del servicio. Lo primero que nos sorprendió, además del exquisito trato recibido por todo el personal, fue el enorme respeto que tienen por los animales que habitan allí. A pesar de que están destinados a experimentos de laboratorio -y algunos muestran claramente las secuelas de algunos de ellos- sin embargo, el amor y respeto con el que se acercan a ellos es patente. Los animales se mueven en un entorno de bienestar similar al que tendría en otro entorno doméstico no destinado a la investigación. Entre los servicios que realizan están los de análisis de ADN, estudios de muestras biológicas, estudios de análisis de imagen, cría mantenimiento de conejos y ratones, transferencia de embriones, criopreservación de semen de ratón, zonas de quirófano y salas de cuarentena. Además, realizan pruebas forenses y peritaje en todos los campos mencionados. 


En definitiva, una mañana muy fructífera para el conocimiento de los servicios de investigación y apoyo a la misma que tenemos en nuestra isla.